Logo Chapay  
 
 
PERSONAJES DEL CHACO
A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   | Todos
Buscar en "Personajes del Chaco"
Filtros: Nombre aplicado
Filtros: Ámbito de actuación
Filtros: Nacionalidad
Orden Cantidad
Modo de visualización
 
 
Fuente: diarionorte.com
Nombre y Apellido Helga Nilda Goicoechea
Nacimiento 11.08.1925
Origen Chaco, Argentina
Ámbito Local
Categoría Educación
Síntesis Profesora de historia por excelencia
Biografía
Aumentar tamañoDisminuir tamaño
Su abuelo materno era don Bruno Winter, inmigrante alemán, y el paterno don Pío Goicoechea, despensero de Julio A. Roca en la campaña del desierto y luego en la conquista del Chaco.

En Resistencia abrió un negocio de ramos generales, que se llamó "La Bola de Oro", en el cual trabajó durante el resto de su vida. El comercio se instaló en la esquina de las calles Pueyrredón y 25 de Mayo, y fue muy importante para la ciudad, pues los productores y colonos del interior que venían a la misa de la catedral -ubicada a escasos 200 metros-, se concentraban allí para hacer sus compras luego de la ceremonia religiosa.

En 1893 nació su papá, Marcos Goicoechea, que estudió en la Escuela Zorrilla y se recibió de maestro en la Escuela Normal de Corrientes. En 1912, ya como maestro, se encontró en Buenos Aires con Raúl B. Díaz, inspector nacional de escuelas.

En Resistencia fue designado por Juan Lestani como tesorero y contador de la Municipalidad, que por aquel entonces se manejaba con cuatro empleados. Con el oficio de Tenedor Público trabajó 25 años ad honorem en la Universidad Popular y fue uno de los fundadores de la Escuela de Comercio.

La profesora Goicoechea estudió la primaria y secundaria en la Escuela Normal Sarmiento y se recibió de maestra en 1943. Ejerció durante 16 años en la Escuela 69 de Vilelas. 

Me cuenta la profesora que en ese tiempo el camino de Barranqueras a Vilelas era por la costa del riacho y frecuentemente se cortaba por las subidas del Paraná, que anegaban el camino. La única forma de llegar era caminando por las vías del ferrocarril, recorrido diario que debía hacer desde el mercado municipal hasta la escuela: 5 km de ida y otros tantos de vuelta, con impecable guardapolvo blanco almidonado y sin faltar un solo día.

En 1958, cuando se abrió la Universidad del Nordeste, se inscribió en el Profesorado de Historia de la Facultad de Humanidades, guiada por el amor a la Historia adquirido en la Escuela Normal gracias al profesor Ise.                       

Se graduó en 1962, y de licenciada en Historia el 3 de octubre de 1980.  Su tesis fue un trabajo inédito extraído del Archivo General de la Nación, donde investigó la descripción geográfica del Gran Chaco Gualamba, de José Antonio Arias Hidalgo. 

El libro más importante que escribió la profesora Goicoechea se llama La Diócesis de Resistencia. Historia Eclesiástica en el Chaco, en el período 1878 – 1957, en el que narra exhaustivamente la evangelización del Chaco.

La profesora Goicoechea fue directora del Instituto de Historia de la Facultad de Humanidades de la UNNE, y docente universitaria como profesora adjunta en la cátedra Historia Argentina Hispánica, y titular en Historia Contemporánea, hasta su jubilación en la Facultad de Humanidades.

Miembro de la Junta Nacional de Historia Eclesiástica y miembro de número de la Junta de Estudios Históricos del Chaco, fue autora de numerosos trabajos e investigaciones. Escribió y publicó muchos trabajos, parte de ellos dedicados a temas culturales y religiosos, rescatando en figuras y momentos valiosos del Chaco y su entorno.

Fue profesora del Colegio Nacional José M. Paz, donde ejerció en la cátedra de Historia por más de 25 años. Justamente allí tuve la suerte y el orgullo de tenerla como profesora, ya que para mí fue una de las docentes que más aportó en mi cultura y con quien estudiar era un placer; su nivel de conocimiento era tan elevado que sus clases eran verdaderas lecciones de la Historia contadas como un cuento.

Para hacer el libro Resistencianos fui a consultarla, porque para mí era una referente de la historia de Resistencia, y después de casi cuarenta años me encontré con la misma mujer encantadora y apasionada que me brindó su conocimiento con el mismo entusiasmo de aquella época. Nuestro reencuentro fue para los dos muy emotivo: para mí, la admiración por esa brillante maestra, y para ella el saber del deber cumplido.

Por: Roly Pérez Beveraggi

Fuente: diarionorte.com

 
 
Agregá tu comentario
Nombre o apodo
E-mail
Mensaje
Caracteres disponibles
Código de validación
Ingrese el código
 
 
2004 - 2019 © Chapay.com.ar