Logo Chapay  
 
 
PERSONAJES DEL CHACO
A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   | Todos
Buscar en "Personajes del Chaco"
Filtros: Nombre aplicado
Filtros: Ámbito de actuación
Filtros: Nacionalidad
Orden Cantidad
Modo de visualización
 
 
Nombre y Apellido León Ladislao Zorrilla
Nacimiento 20.02.1857
Fallecimiento 10.07.1932
Origen Salta, Argentina
Ámbito Nacional
Categoría Castrense, Agro
Síntesis Mayor de la Armada que participó de las expediciones exploratorias de los ríos Bermejo, Teuco y Pilcomayo. Durante muchos años estuvo a cargo del puerto de Barranqueras. Fue también un habitante pionero del interior chaqueño, al instalarse en las cercanías de Gral. Vedia. Una calle que nace en Resistencia y culmina en Barranqueras lleva su nombre.
Biografía
Aumentar tamañoDisminuir tamaño

Nació en Rosario de la Frontera, Salta, el 20 de febrero de 1857, de padres de origen vasco-español, Ladislao Mateo Zorrilla y Carolina Alícedo.

Tras cursar sus estudios primarios y secundarios en la ciudad de Salta, inicia la carrera militar con su incorporación como cadete becado a la Escuela Naval Militar en el año 1876.

En noviembre de 1878, siendo cadete embarcado en el buque escuela cañonera "Uruguay", participa en la "Campaña Naval y Ocupación de Santa Cruz", efectuada bajo las órdenes del General Julio A. Roca, Ministro de Guerra y Marina del Presidente Avellaneda, destinada a desalojar fuerzas chilenas que desde años atrás se habían posesionado de la desembocadura del río Santa Cruz, con el propósito de construir allí un puerto.

La Primera División Naval, integrada por ocho buques de guerra al mando del Comodoro Luis Py no tuvo oportunidad de entablar combate, ya que los ocupantes chilenos de la región la habían abandonado dos días antes de la llegada de la escuadra argentina, que regresó a Buenos Aires en enero de 1879.

Ya graduado de Guardiamarina, en el año 1879, toma parte en la Campaña del Río Negro, realizada ese año.

En septiembre de 1882 es embarcado en el transporte nacional "Villarino", hasta septiembre de 1883, donde interviene en la Campaña de Exploración del río Limay.

En octubre de 1883 emprende viaje en el buque de vapor nacional "Río Negro" desde C. de Patagones por el río Negro hasta su confluencia con el río Limay y desde allí sigue en la lancha "Modesta Victoria" hasta llegar al lago Nahuel Huapí, el cual es navegado por primera vez por naves argentinas. Esta expedición termina en mayo de 1884.

En julio de 1884 es ascendido a Alférez de Fragata en razón de los distinguidos servicios prestados en la Exploración del Alto Limay y el lago Nahuel Huapí. Además se le acordaron las medallas a esas exploraciones y el diploma de Expedicionario del Desierto.

En septiembre de 1884, embarcado en el ariete "Maipú", se agrega a los componentes marítimos que acompañan a la expedición del General Benjamín Victorica al Gran Chaco y en ese buque llega al paraje El Timbó, hoy Puerto Bermejo, donde permanece en amarras esa nave por ser inadecuada para navegar el río Bermejo. Inmediatamente se embarca en el buque "Tacuarí" con el que se colabora en el auxilio de las tropas destacadas en esa región.

La parte de esa expedición fue realizada bajo las órdenes directas del Coronel de Marina D. Ceferino Ramírez y duró hasta diciembre de 1884.

En mayo de 1885, como Comandante del buque de vapor nacional "Avellaneda" efectúa la navegación, exploración y estudio de los ríos Bermejo y Teuco. Por este motivo se le otorgan dos diplomas de honor, medallas de plata y el título de Expedicionario del Desierto.

En julio de 1886 es ascendido a Alférez de Navío (Teniente de la Armada). Durante el resto de ese año y todo el siguiente permanece en Trieste, Italia, integrando la comisión de la Armada que debía recibir y traer el crucero "Patagonia", construido en ese puerto y cuyo Comandante era el Capitán de Fragata D. Juan Page.

A su regreso, en el año 1888, al mando del buque de vapor "Teuco" y acompañado por el Teniente Sáenz Valiente, explora nuevamente los ríos Bermejo y Teuco en todo su curso navegable.

Con el grado de Teniente de Fragata, en 1890, toma el mando del buque "General Paz" y pasa a integrar la denominada "Escuadrilla de los ríos Bermejo y Pilcomayo", como segundo jefe de dicha escuadra, compuesta también por los buques "Bolivia", "Caaguazú" y "Perseverancia", todos bajo la jefatura del Capitán de Fragata D. Juan Page.

Decidida una exploración del río Pilcomayo, se inicia ésta en mayo de 1890, con trágicos resultados, pues a raíz de las penurias, sufrimientos y falta de alimentos, fallecen en las soledades del Chaco, el jefe, Capitán Page en agosto y el Dr. Vignoli, médico de la expedición, en septiembre.

A fines de 1890, Zorrilla asume transitoriamente como jefe de la cuadrilla antes mencionada hasta que ésta se traslada a Buenos Aires para su disolución.

El Teniente de Fragata Zorrilla permanece en Barranqueras, desde fines de 1890, como Comandante de este puerto y del taller naval que allí existía.

Es ascendido a Teniente de Navío (Mayor de la Armada) en septiembre de 1892. Después de servicios comunes, es nombrado Subprefecto de Barranqueras el 1 de enero de 1896 donde revista hasta el 1 de enero de 1898, fecha que pasa a Formosa a desempeñar el mismo cargo.

De vuelta en Barranqueras y por orden superior, en marzo de 1899, toma a su cargo una expedición organizada y financiada por los propietarios del ingenio azucarero "La Esperanza", de San Pedro (Jujuy), de los señores Leach, quienes con el objeto de estudiar las posibilidades de derivar por esa ruta sus productos, envían cinco chalanas grandes, impulsadas por remos, que descienden por los ríos San Francisco, Teuco y Bermejo hasta el Puerto de Corrientes, donde llegan el día 17 de abril dando por finalizada esta expedición.

Durante esos años el Gobierno de la Nación, siguiendo su política de colonización, había dispuesto la mensura de varias zonas que serían destinadas a la agricultura en el norte de la provincia de Santa Fe, habiendo estado a cargo de dichos trabajos el Ingeniero don Estanislao Rojas.

Terminado los delineamientos de las colonias chaqueñas que se anexaron después a la provincia de Santa Fe, por Ley Nº1874 del 13 de noviembre de 1886, el Ing. Rojas se trasladó al Chaco, mensurando Colonia Popular. Esto ocurría a fines del año 1887.

Seguidamente se lo designó para que, trasladándose al otro lado del Río de Oro, cercano a la desembocadura de éste en el río Paraguay, procediera a la delineación para una colonia agrícola. La mensura comprendía 66.299 hectáreas, 31 áreas y 33 metros cuadrados. Se impuso el nombre de Colonia General Vedia a ese nuevo centro agrícola.

En esas circunstancias el señor Rodolfo Taurel, fuerte industrial de la provincia de Buenos Aires, se instaló en esos lugares, asociándose al Ing. Rojas para la explotación forestal en la zona donde iba a mensurar, destinando para el transporte de la madera hasta el puerto de Corrientes, un vapor que disponía para ese efecto.

Con el temprano alejamiento de Rojas, quedó como único responsable de la colonización el Sr. Rodolfo Taurel, que en sus frecuentes estadías en Barranqueras trabó amistad con el Mayor Zorrilla, Prefecto de ese puerto, a quien elogiaba las riquezas naturales de la zona a su cargo, instándolo a adquirir parte de sus tierras. Zorrilla, decidido a establecerse en el Chaco, compró una importante extensión en el sector oeste de la colonia, en el límite que separa a ésta de la colonia Selvas del Río de Oro, que dedicó de inmediato a la cría de ganado y explotación forestal. La falta de caminos y la distancia al puerto de embarque (treinta kilómetros), fueron obstáculos insalvables para el proyecto de dedicarse al cultivo de tártago, girasol y maíz, que producían muy bien en esas fértiles tierras.

A poco de su establecimiento en la zona, Taurel propuso a Zorrilla que también se ocupara de la administración de la colonia, tarea que aceptó y desempeñó por varios años, ocupándose de establecer a los colonos en sus lotes y resolver los numerosos problemas que se presentaban a quienes habían emprendido la aventura de poblar una zona de frontera como el Chaco. Dio por finalizadas sus funciones al expirar el plazo de la concesión –hacia 1915– procediendo a la devolución al Estado Nacional de los lotes que no llegaron a venderse.

Simultáneamente se ocupaba de dotar su establecimiento de una infraestructura adecuada y poblarlo con ganado vacuno y caballar de raza criolla, la única que toleraba las adversas condiciones de esta región subtropical. También implementó un servicio fluvial de cargas entre Gral. Vedia y Corrientes, atendido con un remolcador a vapor y dos chatas de carga, que resultó de gran utilidad para la actividad económica de la colonia.

Párrafo aparte merece la descripción de las adversas condiciones de vida que afrontaban los primeros pobladores de la colonia; especialmente aquellos que, como el Mayor Zorrilla, ocuparon las fracciones más alejadas de la pequeña población de General Vedia. Debido a la total falta de caminos en un terreno bajo, lleno de cañadas y esteros casi siempre cubiertos de agua, el caballo era el único medio de movilidad con que contaban las personas; y esto suponía que un viaje al pueblo de Vedia llevara dos días entre ida y vuelta.

La situación se agravaba en caso de enfermedad: como el médico y farmacia más cercanos estaban en la localidad de Las Palmas, distante a diez leguas, llegar hasta ellos y regresar representaba tres días. Para el transporte de la producción y las mercaderías necesarias para la subsistencia se dependía de carros tirados por bueyes, de lento avance en ese terreno bajo y anegadizo, al punto que recorrer los treinta kilómetros que separaban del pueblo y regresar representaba seis días, ya que debía fraccionarse el viaje en etapas de diez kilómetros diarios. Tantos obstáculos para la comunicación determinaban que en ocasiones llegaran a faltar los víveres.

Como el deseo del Mayor Zorrilla era ocuparse personalmente de esas actividades, solicitó su retiro del servicio activo de la Armada, en el año 1902, pero por razones reglamentarias su pedido no fue atendido, sino que, en cambio, se lo declaró en situación de disponibilidad, con residencia siempre en Barranqueras, hasta el año 1906, fecha en que se le otorgó el retiro definitivo con asimilación y sueldo del grado inmediato superior, contando con más de treinta años de servicios computados.

Desde ese año se radicó en su establecimiento rural "El Retiro", ubicado en la colonia General Vedia, en donde residió de forma permanente hasta su fallecimiento, ocurrido el día 10 de julio de 1932, a los 75 años.

Sus restos descansan en el panteón familiar del pueblo Gral. Vedia.

Dejó dos hijos llamados José y Clemente, nacidos en el establecimiento.

  • Una calle de la ciudad de Resistencia lleva el nombre de "Mayor León Zorrilla", en homenaje a la acción tesonera de este pionero.

Fuente: -Hombres y Mujeres que Hicieron Chaco- de Lidia Polich de Calvo.

 
 
Comentarios
   
Usuario: Eloy Cuesta Llorente | eloycuesta@yahoo.com.ar | Fecha: 07.10.2015 | Hora: 19:58:06
felicitaciones sobre el Sr. Mnsilla,me gustaria saber algo sobre mi abuelo,don Eloy Cuesta Llorente ,destaca comerciante en Bermejo entre los años 1890-l908. Mi abuela fue Epifania De los Santos Troche.Los dos murieron en Bermejo.
   
Usuario: Antonio | Fecha: 18.11.2012 | Hora: 22:31:10
me siento muy orgulloso de mi lejano pariente. Mi madre era Alicedo. Siempre mecontaba historias de Ladislao Zorrilla, pero la verdad que no conocia en profundiad su historia. Todo un ejemplo de trabajo,sacrificio, y esfuerzo. Que hombres !!!! dignos ejemplos que hoy escacean.
Vivimos en salta capital. Gracias por haber escrito esta interesante nota que me permitio conocer a un personaje que para mi era un mito.
 
Agregá tu comentario
Nombre o apodo
E-mail
Mensaje
Caracteres disponibles
Código de validación
Ingrese el código
 
 
2004 - 2016 © Chapay.com.ar